Conjuntivitis alérgica estacional

La conjuntivitis afecta a más del 30% de la población en los países industrializados y es una de las manifestaciones más frecuentes de las enfermedades alérgicas, a veces el único síntoma. La más habitual es la denominada conjuntivitis alérgica estacional, una enfermedad inflamatoria de la superficie ocular que aparece principalmente en otoño (además de en primavera). Sus principales signos son irritación en los ojos, picor y lagrimeo, acompañado de una legaña blanquecina, y puede estar causada por factores externos como el polen de las plantas, los ácaros del polvo, los epitelios de los animales o los cosméticos.

Aunque suele ser una patología leve, los síntomas pueden ser agravados por la sequedad ambiental y la contaminación. La mejor terapia frente a la conjuntivitis alérgica es permanecer en ambientes limpios de polución, y lejos de los lugares donde estén los alérgenos responsables.

También se recomienda el empleo de medicamentos tópicos como colirios antialérgicos no corticoides y antihistamínicos bajo prescripción médica.

El uso de complementos alimenticios puede ayudarnos a reforzar las estructuras del globo ocular o la protección de la vista, al fomentar el aporte de productos de protección y cuidado a base de ácidos grasos omega 3, 6 ó 7, que contribuyen al mantenimiento de la visión en situación normal, y a la disminución de la sequedad de mucosa a nivel de las estructuras responsables de una buena visión. El uso de pigmentos como la luteína, Zeaxantina y la Astaxantina refuerzan el aporte de nutrientes a las preparaciones para la recuperación de la fatiga y el cansancio visual.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *